Carro - $0.00

Iones Negativos = Vitaminas del Aire

familia

El aire, como toda materia, está formada por un conjunto de moléculas individuales. Cada una de estas moléculas, contiene pequeñas partículas de cargas positivas (protones) y cargas negativas (electrones). Cuando la cantidad de cargas positivas es igual a la cantidad de cargas negativas, tenemos una partícula con carga eléctrica nula, ya que los electrones y los protones se cancelan mutuamente. Unos estudios realizados a principios de siglo demostraron que cuando el aire tiene una carga eléctrica excesivamente positiva (predominan las partículas con carga positiva sobre las de carga negativa) produce efectos perturbadores sobre nuestra la salud, en cambio, cuando predominan las cargas negativas, se favorece la relajación, y el buen funcionamiento de nuestro organismo. La experimentación con plantas y animales en una atmósfera sin electricidad estática demostraron que la electricidad estática es necesaria para la vida, ya que las plantas no se desarrollaban y algunos animales murieron al cabo de poco tiempo. El doctor Félix Gad Sulman, jefe del Departamento de Farmacología Aplicada de la Universidad Hebrea de Jerusalen, dijo:” Aunque el exceso de iones positivos en el aire afecta a todas las personas, hay una cuarta parte de la humanidad que es extraordinariamente sensible a su influencia; afectando sobre todo a los sistemas respiratorio, nervioso y hormonal”. El doctor Albert Krueger, patólogo y bacteriólogo de la Universidad de Berkeley, California, después de investigar con plantas y animales, llegó a la conclusión de que los iones positivos afectan a la química de todos los organismos vivos, y que los iones negativos tienen los mismos efectos tranquilizadores y de reducción de la serotonina pero sin las consecuencias perjudiciales de los tranquilizantes químicos.

Estudios Científicos.

Científicos de la Universidad de California plantaron cebada, avena, lechuga y guisantes en una atmósfera de muy reducida ionización y descubrieron que la velocidad de crecimiento se reducía y las plantas enfermaban. El mismo experimento, con una atmósfera con una ionización negativa superior a la natural provocó un crecimiento más rápido. En Rusia, criaron pequeños animales (ratones, ratas, cerdos, conejos) en una atmósfera sin iones (sin electricidad estática). Los animales murieron todos en unos días. El Doctor Felix Sulman, de la Universidad de Jerusalem, realizó un experimento con iones sobre personas “normales” de diferentes edades. Cuando, después de una hora, salió de una habitación con un exceso de iones positivos se encontraba irritable y fatigado. Durante el mismo periodo de tiempo, pero con una atmósfera en la que predominaban los iones negativos, mostró un patrón de ondas cerebrales que indicaban un incremento de concentración y relajación.

Iones con carga positiva (+).

Respirar aire cargado positivamente (con predominio de las cargas positivas) puede producir dolores de cabeza, depresión, irritabilidad, letargo, insomnio, migraña, malestar general, y enfermedades respiratorias.

Fuentes Naturales.

Elementos naturales radioactivos.
En las horas anteriores a las tormentas hay una mayor cantidad de iones positivos de la atmósfera.
Cuando la luna está más próxima a la Tierra (Luna llena) incrementa la cantidad de iones positivos de la atmósfera.
Los vientos procedentes de zonas secas transportan iones positivos.

Fuentes Artificiales. 

Contaminación atmosférica.
Aire Acondicionado.
Fibras Sintéticas.
Pantallas de Ordenador (Computadora) y TV, (de tubo de rayos catódicos, TRC).

Iones con carga negativa (-). 

Las partículas de aire cargadas negativamente (con predominio de iones negativos) produce los siguientes efectos:

  • Despeja la mente.
  • Facilita la relajación.
  • Mejoras en enfermedades respiratorias.
  • Aumenta la capacidad de reacción visual.
  • Disminución de lípidos y colesterol.
  • Disminuye la agresividad y la ansiedad.
  • Regula la tensión arterial.
  • Efectos analgésicos.
  • Reducción de las alergias.
  • Rejuvenecimiento físico y mental.
  • Recuperación de la memoria.
  • Mejora del aparato digestivo.
  • Limpia el aire de bacterias, humo, polen y polvo.
  • etc.

Fuentes Naturales.

  • El aire de las montañas y las costas contiene muchos iones negativos.
  • La función clorofílica de las plantas.
  • La formación de pequeñas gotas de agua sometida a una fuerte agitación (lluvia, olas del mar, cascadas) libera electrones (Efecto Lenard).

Fuentes Artificiales.

Aparatos ionizadores. Estos aparatos proporcionan un flujo constante de iones negativos.
Efectos según la cantidad de iones negativos (por c.c.):

  • 0-100 Dificultad de concentración, crecimiento de virus y gérmenes.
  • 500-1000 Aire normal en un edificio con las ventanas abiertas cuando la contaminación es baja.
  • 1000-5000 Aire fresco del campo, nivel mínimo que debería tener una vivienda, dormitorio o lugar de trabajo.
  • 5000 Aire excepcionalmente fresco y limpio.
  • >50000 Aire puro, muy estimulante y relajante, los gérmenes no pueden vivir en este ambiente.
  • Concentración de iones negativos (por c.c.) en distintos emplazamientos:
  • 0-250 Edificios de oficinas cerrados herméticamente con aire acondicionado y calefacción central.
  • 0-250 Ambiente interior con humo.
  • 20-250 En el interior de un avión.
  • 250-500 Ambiente interior normal.
  • 250-750 Ambiente urbano en una ciudad industrial.
  • 1000-2000 Ambiente del campo.
  • 1000-5000 Ambiente de montaña.
  • 2500-10000 Olas del océano.
  • 5000-20000 En el interior de cuevas.
  • 25000-100000 Cascadas.

Curiosidades.

En las horas anteriores a un tormenta en el aire predominan los iones positivos, inquietando a los animales y a los insectos. Cuando ha pasado la tormenta, en el aire predominan los iones negativos, por lo que se percibe más fresco, limpio y agradable. En 1748 Abbe Nollet descubrió que las plantas bajo la influencia de electrodos cargados eléctricamente crecían más rápidamente. En 1775, El padre Gian Battista Buccaira de la Universidad de Turin, Italia, escribió: “Se ha descubierto que la naturaleza hace un uso extensivo de la electricidad atmosférica para crear vegetación.” En 1910, Albert Einstein dijo que las propiedades curativas del aire de la montaña de Davos son debidas a la electricidad del aire. Poco después Harbicht construyó el primer ionizador. Los científicos recomiendan la utilización de ionizadores negativos del aire en atmósferas cerradas y artificiales de submarinos y naves espaciales. En las oficinas en las que se han instalado ionizadores, se han encontrado con que sus empleados sufren menos resfriados, se ha reducido el absentismo laboral. Algunos conductores, han descubierto que la utilización de ionizadores en sus vehículos les ayuda a mantenerse alerta y concentrados, además de los beneficios derivados de la eliminación del humo y del polen.

PRECAUCIONES. Un ionizador mal diseñado puede producir ozono y óxido nitroso. Estas sustancias son tóxicas y pueden provocar dificultades respiratorias y escozor en los ojos. Un nivel aceptable de ozono es de 0.1ppm (partes por millón).

La Electricidad del Aire y su ionización

¿Cómo nos afectan los cambios meteorológicos?

¿Su ánimo se altera antes de las tormentas? ¿Le duele la cabeza cuando hace mucho frío? No se trata de supersticiones ni de simples coincidencias. Está demostrado que el clima influye en nuestra salud.

Los cambios climáticos nos afectan más de lo que creemos. No sólo influyen en nuestro ánimo, sino que se ha comprobado que inciden en la salud y en bienestar. Si a usted le duelen las articulaciones en determinado momento y eso le permite pensar que está a punto de llover, no es que tenga dotes adivinatorias. La humedad afecta al metabolismo.

Del mismo modo, no es mera casualidad que nos sintamos llenos de energía cuando soplan vientos frescos o cuando comienza la primavera. El clima incide en nuestra salud, en el humor, en la disposición a salir o a quedarnos en casa.

Un poco de historia 

Antiguamente, los médicos eran conscientes de la estrecha relación entre el clima, la influencia de la Luna y la salud del hombre. El médico griego Galeno ideó un procedimiento para diagnosticar, según el cual, ciertos días de cada fase lunar surtían sus propios y singulares efectos en las enfermedades o tratamientos de médicos.

Por su parte, la medicina tradicional china formuló hace 4.000 años un sistema según el cual cada órgano principal tiene una estación y una emoción específicas que pueden debilitarlo y hacerlo vulnerable.

En el siglo pasado, comenzó a estudiarse con profundidad la relación entre los fenómenos climáticos y ciertas enfermedades como el glaucoma, los trastornos cardíacos y circulatorios, cólicos nefríticos y hepáticos y las alteraciones anímicas, como melancolía, desánimo y angustia. La investigación científica actual ha permitido confirmar que los cambios climáticos coinciden con el aumento de las enfermedades denominadas meterotrópicas y con el aumento de suicidios, crímenes violentos y otras manifestaciones relacionadas con la conducta y las actividades humanas.

Rediografía del aire 

El aire, como toda la materia, está compuesto de moléculas. Cada molécula tiene un núcleo formado por protones de carga positiva, rodeados de electrones de carga negativa. La naturaleza trata de conseguir un equilibrio entre los electrones y los protones. La interacción constante entre estas dos fuerzas del universo, opuestas pero a la vez armoniosas, representadas por el yin y el yang, se produce incluso a nivel molecular.

Un electrón (negativo) es 1.800 veces menos denso que un protón (positivo), y se elimina fácilmente a causa de la contaminación. Los iones positivos abundan en el aire contaminado y se originan por fricción, lo cual suele trastornar a los iones negativos.

El equilibrio entre iones es muy importante, hasta tal punto que sin éstos no sobreviviríamos. En Rusia, un grupo de científicos trataron de criar animales pequeños, tales como ratones y conejillos en un aire que no contenía iones; todos los animales murieron a los pocos días.

Científicos procedentes de muchos países han demostrado que las alteraciones del equilibrio natural de iones es perjudicial para el bienestar físico y emocional de los seres humanos. La conclusión de numerosas investigaciones hechas en todo el mundo y reflejadas en más de 700 documentos científicos, es que un exceso de iones positivos es perjudicial, mientras que un exceso de iones negativos es beneficioso.

” Vientos de Brujas”

Algunas veces la propia naturaleza genera estados ricos en iones positivos y ello ejerce un impacto extenuante sobre las personas. Los vientos ricos en iones positivos reciben distintos nombres en las diferentes regiones del planeta, pero todos ellos presagian problemas. En California reciben el nombre de vientos de Santa Ana; en Cánada, se llaman vientos de Chinook; en Alemania, Fohn; en Francia, Mistral y en Israel, Sharav. Estos vientos, ricos en iones positivos, ejercen una influencia negativa sobre la mayor parte de las personas, que se traduce en dolores de cabeza, cansancio, hinchazón de las extremidades, náuseas e incluso en reacciones violentas. Un viento rico en iones positivos perjudica nuestro sistema bioquímico: incrementa los niveles de serotonina, lo cual provoca irritabilidad y tensión. Se conocen como “vientos de las brujas”, son muy calientes y secos, producen un aumento de la temperatura ambiente y disminuyen la presión atmosférica, creando una alteración del estado eléctrico de la atmósfera.

Estos vientos cálidos producen importantes trastornos fisiológicos, especialmente en las personas que tienen un sistema nervioso muy sensible. Los síntomas más característicos son agitación, inapetencia, insomnio, fiebre, resfriado común, trastornos respiratorios y digestivos, crisis convulsivas, dolores de cabeza, mareos, irritabilidad y depresión.

Consecuencias de las olas de calor

Según dos artículos publicados en el British Medical Journal de 1996, la razón de que la noche del 24 de junio de ese año los servicios de urgencias de doce hospitales londinenses se vieran desbordados por 640 enfermos asmáticos, se debió a la violenta tormenta que se desató esa noche: el viento tormentoso y los cambios bruscos de grado de humedad atmosférica dieron lugar a un aumento del polen de la hierba que actuó como sustancia alérgica en los enfermos predispuestos.

Durante los tórridos veranos de 1966 y 1967, Estados Unidos se vió asolado por una gran oleada de crímenes. De acuerdo con las estadísticas, los índices de violencia aumentan durante las olas de calor prolongadas.

Dolencias de estación 

Estas son algunas de las enfermedades más frecuentes originadas por fenómenos meteorológicos:

Alergias: Provocadas por el polen y los cambios bruscos de la presión atmosférica.
Angina de pecho: Días de tormenta, paso de frente frío.
Asma bronquial: Paso de frente frío con turbulencia, subida brusca de la presión, días de tormenta.
Ataques epilépticos: Descenso de la presión, viento del Sur, días de tormenta, paso de frente frío.
Catarros: Viento caluroso y seco, paso de frente frío.
Dispepsias: Al final de una larga sequía.
Glaucoma: Tormentas de calor, frentes fríos en verano.
Gripe: Paso de frente frío, perturbaciones positivas del campo eléctrico.
Infarto de miocardio: Paso de frente frío.
Migraña: Viento caluroso y seco.
Neumonía: Cambios de presión atmosférica.
Poliomielitis: Frentes fríos consecutivos.
Reúma: Paso de frentes fríos y cálidos, caída de presión, oscilaciones del campo eléctrico.
Suicidios: Paso de frentes fríos y cálidos, viento del Sur, descargas electromagnéticas fuertes.
Trombosis: Paso de frente frío y días de tormenta.

Cascadas, bosques, tormentas

Los entornos naturales ricos en iones negativos se encuentran junto al mar, en los bosques de pinos, cerca de las cascadas y cuando se produce una tormenta con relámpagos. Basta con ponerse junto a una cascada para notar la influencia que los iones negativos ejercen sobre nuestro estado de ánimo. Un entorno rico en iones negativos por regla general hará que se sienta relajado pero a la vez eufórico.

¡Envios a Toda La República!